18 de enero de 2012 blackout contra SOPA

Muchos sitios de internet van a bajar sus servicios de internet el 18/01/2012 para protestar contra la aprobación de las leyes SOPA y PIPA que quiere imponer el gobierno de USA para perseguir, desconectar y penar a cualquier persona que distribuya o descargue material con copyright usando internet como medio.

Agrupadas en la plataforma Netcoalition.com, Google (no confirmado), Yahoo!, Facebook (no confirmado), Foursquare, Twitter, Wikipedia, Amazon, Mozilla, AOL, eBay, PayPal, IAC, LinkedIn, OpenDNS y Zynga se han unido para intentar paralizar la iniciativa legislativa, mientras que decenas de empresas de comunicación de menor escala han manifestado su apoyo.

Varios links para tener de referencia:

Mapa conceptual del software libre

Hace ya un tiempo publicamos un mapa sobre como entender el concepto del software libre y copyleft en el cual presentaba con facilidad como se conforma este asi tambien como conceptos y herramientas muy útiles para profesores o para cualquier tema o clase.

Ahora bien, en este caso en veo en el blog de Thalskarth que presenta un mapa sobre licenciamiento y su distintos tipos, muy bien graficados.

Visto en: Thalskarth

Fábrica de Fallas. 4to Festival de Cultura libre y Copyleft

Por cuarto año consecutivo FM la Tribu va a realizar el festival llamado Fabrica de Fallas. El festival se va a realizar los dias Sábado 26 y Domingo 27 de Noviembre de 12 a 23 hs en las instalaciones de la radio en Lambaré 873.

El dia sábado se va a realizar dentro de las instalaciones mientras que el dia domingo se va a realizar al aire libre con distintas actividades para cada dia además de un cronograma de todos los dias.

Para conocer el cronograma de cada dia pueden ingresar a:

http://culturalibre.fmlatribu.com/?p=101

La ubicación de la radio:

Libro digital: Nuevas lecturas, nuevos contextos, nuevos derechos

El próximo jueves 20 de octubre, desde las 19hs, en el En el Auditorio del Centro Cultural Ricardo Rojas (Av. Corrientes 2038, CABA), tendrá lugar un debate sobre el libro digital: Nuevas lecturas, nuevos contextos, nuevos derechos. moderado por Daniel Molina, coordinador de las áreas Letras y Cultura Web del Rojas.

Participan:
Gonzalo Álvarez, presidente de Eudeba
Beatriz Busaniche, titular de cátedra del Seminario Copyright/Copyleft, directora ejecutiva de Wikimedia Argentina, y miembro de la Fundación Vía Libre.
Guido Indij, editor y librero, propietario de Asunto Impreso, La marca editora e Interzona.
Guillermo Movia, forma parte del proyecto Mozilla Hispano y Mozilla argentina, publica el blog “Un ojo en el cielo”
Julián Paredes, analista de sistemas en Educar; especialista en mundos virtuales.

Entrada libre y gratuita.

Disparadores del debate

El objeto material “libro” quizá siga existiendo por mucho tiempo. Lo que ya no existe es el tipo de lectura que el libro implicaba. Este cambio, que está sucediendo ante nuestros ojos y del que somos protagonistas desde hace ya más de una década, pone en entredicho muchas de las certezas que la era del libro sostenía. Desde la forma en que se está transformando nuestra experiencia cotidiana a la gestión de los derechos de los autores y lectores, pasando por las nuevas prácticas – intercambio de archivos digitalizados, producción de nuevos contenidos y uso de los soportes -, un mundo nuevo se abre ante nosotros. El libro digital no es más que una punta de esa enorme madeja. Varias de estas cuestiones serán debatidas en la mesa El libro digital: Nuevas lecturas, nuevos contextos y nuevos derechos.

Extraido de: Fundación Via Libre

¡Copiad, malditos!': caminos alternativos al ‘copyright’

Documental de la RTVE que muestra una perspectiva de los dilemas éticos y morales sobre la propiedad intelectual y el cambio que se esta viendo hoy dia con este tema. Este es un extracto:

Tal como se explica en el mismo sitio de la RTVE:  ¡Copiad, malditos! es un documental sobre los nuevos retos éticos y morales sobre la propiedad intelectual que plantea la revolución digital. Es el primer documental que emite TVE con licencia Creative Commons.

¿Qué es la propiedad intelectual? ¿Y el copyright? ¿Hasta qué punto se puede poseer una idea? Desde hace algunos años y especialmente desde la irrupción masiva de la sociedad de la información, el sistema se está cuestionando constantemente. ¿Hasta qué punto puede ser un delito copiar? ¿No copiamos todos constantemente cuando pensamos?”

Como extra hay disponible material adicional en el blog del documental:http://copiadmalditos.blogspot.com/, lugar donde se puede encontrar una serie de videoentrevistas a los protagonistas del documental como a otras personas que no han entrado en el montaje final.

Este es otro documental que sigue la misma linea que Rip: A remix Manifesto

Para poder ver el docuental:

http://www.rtve.es/television/20110411/copiad-malditos-caminos-alternativos-copyright/423738.shtml

Visto en: Conocimiento Libre

Por un paradigma cultural con código (abierto)

Un debate álgido y necesario el que propone el libro Argentina Copyleft. Recientemente presentado en Buenos Aires, y también en la Feria del libro de Frankfurt, Alemania, repasa la crisis del modelo de derecho de autor cuestionado por el impacto social de una revolución tecnológica sin precedentes y sin freno. El choque entre las leyes y la realidad, las alternativas de propiedad autoral, la construcción colaborativa del conocimiento, los mezquinos manotazos de ahogado de los popes de la industria. Entre una Internet cada vez más vigilada y tecnologías que lo permiten todo, crece un abismo cultural y legal. De eso se trata libro, de  como unas herramientas tecnológicas formidables que se vuelven cada vez más populares ofrecen una libertad de acceso a la cultura que las leyes niegan, construyendo muros en geografías que desconocen y que, a veces, también subestiman.

“Las leyes del siglo XIX regulan la cultura del siglo XXI”, avisa Beatriz Busaniche, editora del libro. Su frase es la pura evidencia del anacronismo entre lo que ocurre en el mundo digital y las barreras impuestas a través de leyes que casi siempre nacen como letra muerta. “Las regulaciones de copyright están pensadas para otro contexto social y tecnológico”, grafica la editora de Argentina Copyleft. Nos está diciendo que todo cambió.

Ella, y los demás autores que participan del libro, cuestionan sin vueltas el modelo de propiedad intelectual vigente, su extensión, su alcance y su incongruencia con derechos básicos como la libertad de expresión, el derecho a la privacidad, y el derecho al libre acceso a la cultura. Sus artículos, verdaderos ensayos, repasan choques resonantes entres estas dos caras de un mismo mundo. Está el caso de Horacio Potel, el profesor de filosofía procesado, embargado y finalmente sobreseído por publicar textos de Nietzsche, Derrida y Heidegger en sitios que el mismo creó. Y también hay especial referencia al cierre y reapertura de Bibliofyl, que encierra las amenazas a la misión de las bibliotecas en nuestro país. Pero dice mucho más el libro acerca de este debate necesario sobre al acceso a la información amparado por el salto tecnológico.

Hay un ensayo imperdible de Federico Heinz sobre la actualidad de los libros electrónicos que en Frankfurt se tradujo al alemán y se publicó íntegro en la edición impresa de Die Zeit, uno de los diarios más influyentes de Alemania.

“El cambio de modelo de comercialización de libros por permisos de lectura, amenaza casi todo lo que conocemos de la práctica de leer”, avisa Busaniche. Ciertamente, las categorías de producción, circulación, distribución y consumo se volvieron, para muchos negocios digitales, sencillamente obsoletas. ¿Cuánto cuesta producir un e-book? Casi lo mismo para una copia que para 50 millones. ¿Cuál es su valor de uso, cuál el de cambio? “Nos van a terminar cerrando la posibilidad de revender los libros, prestarlos, releerlos, entre otras muchas cosas que pueden cambiar cuando cambiemos el papel por el Kindle o el iPad”, agrega Busaniche. Sucede a nivel global y local.

La Argentina, y esto también puede leerse en detalle en el libro, ocupa según el informe 2010 de Consumers Internacional el sexto lugar en el ranking de las legislaciones de derecho de autor más restrictivas. “Una ley (11.723) de 1933, emparchada sucesivas veces, no puede dar cuenta de cómo hacemos, producimos y distribuimos cultura en el siglo XXI”, sigue Busaniche. Con jerga ultratecnológica, los cultores del copyleft bromean y dicen que hay muchos que quieren volver a la época del fonógrafo. Pero no hay marcha atrás. ¿O sí?

La reciente ley Nº 26.570, último parche para la Ley 11.723incorpora el artículo 5 bis al Régimen de la Propiedad Intelectual. Publicada en el boletín oficial el 10 de diciembre de 2010 sin que se generara un debate necesario a su alrededor, se conoció en el ambiente como la Mercedes Sosa act. Usó uno de los discos de la Negra, que había muerto unos días antes, para empujar esta nueva ley. La voz de la zafra, publicado en 1961 iba a ser parte del Dominio Público,  pero la ley extendió por 20 años los derechos de artistas- intérpretes y productores de fonogramas. Y actúa de manera retroactiva, por lo que obras que ya eran de dominio público vuelven a quedar en manos de los privados.

“El arte, la cultura, los libros, se han convertido en un combustible de lujo para el capitalismo”, dijo Sebastián Vázquez, periodista de FM La Tribu, en una de las presentaciones de Argentina Copyleft. Para este colectivo, que se presenta como un proyecto político, el de la propiedad intelectual es un campo dominado por abogados y magnates de la cultura. En sintonía, Evelin Heidel, una de las promotoras de Bibliofyl y correctora de los textos del libro, llamo a intervenir en este campo, “porque es una obligación moral”. Y así lo vienen haciendo.

Un hecho mínimo aunque auspicioso, es el proyecto de ley redactado por la Asociación de Bibliotecarios de Argentina – ABGRA que los diputados Carlos Heller y Ariel Basteiro acaban de ingresar en el Congreso. “Con la ley que tenemos, prácticamente todo lo que hacen las bibliotecas públicas y populares es ilegal”, explica Busaniche. Hoy, la Argentina es uno de los 21 países en el mundo que no tiene excepciones al copyright a favor de las bibliotecas.  Esas excepciones son las que pretende lograr este proyecto de ley. Un nuevo parche que va en el sentido contrario a los anteriores.

“Ahora, cuando las mismas leyes se usan para vigilar Internet, para cargar de impuestos (canon digital) a los dispositivos digitales, monitorear lo que la gente lee, controlar el préstamo de libros, y restringir el acceso a la cultura, está claro que la ley no está sirviendo su objetivo de fomentar el bien común y sólo está pensada para  grupos empresarios y pequeños grupos corporativos concentrados que viven del negocio del entretenimiento”, dice Busaniche. Y deja claro el choque de intereses que se manifiesta en un mundo digital en el que se busca poner límites y fronteras de manera desesperada a las posibilidades inéditas de acceso a la cultura que acarrea la tecnología, Internet mediante.

Frente a esas barreras legales, cuyo éxito es incomprobable, nacieron estos nuevos grupos que están por el software libre, que piden un manejo diferente de la propiedad intelectual, que pregonan la construcción colaborativa del conocimiento. Nada tiene que ver con el lucro. Y muchos de ellos recuerdan a los copistas de la Edad Media, sin los cuales la cultura letrada hubiera quedado encerrada en los claustros monacales.  Pero a medida que crecen las posibilidades de acceso, también lo hacen los dispositivos de control. Allí hay un debate necesario, crucial para el acceso al conocimiento  En el medio están la leyes, los derechos y un negocio que tambalea hace rato y que no encuentra su rumbo. Una sugerencia: lean Argentina Copyleft. Y después piensen y dígannos qué hacer.

ARGENTINA COPYLEFT, FICHA

Título: Argentina Copyleft. La crisis del modelo de derecho de autor y las prácticas para democratizar la cultura.

Autores varios.

Edición, Beatriz Busaniche.

Prólogo de Michael Alvarez Kalverkamp.

Primera edición, septiembre de 2010. Villa Allende, Córdoba, Fundación Vía Libre.

Artículos e ilustraciones bajo licencia Crative Commons by-sa Argentina 2.5.

———————————————————————————————————-

Articulo publicado en la Revista Ñ del diario Clarin

Ben NanoNote, la ultraportatil copyleft

Ben NanoNote es una ultraportatil que esta compuesta integramente por componentes libres.

Tiene instalada la distribución OpenWrt la cual es muy utilizada para otros dispositivos, pero tambien puede llegar a correr Debian como se puede leer en una entrada de su blog oficial.

Ahora bien por que se lo considera asi? (extraido de Bitelia):

  1. A que los esquemáticos del hardware son Creative Commons Attibution-Share Alike. Es decir, puedes compartirlos, adaptarlos para tu trabajo, mientras cumplas con los detalles de la licencia. También son Creative Common los planes de trabajo de la compaía para NanoNote.
  2. Usa software libre. Está basado en una distribución Linux llamada OpenWRT, muy utilizada para instalarse en dispositivos WiFi. El sistema operativo puede correr las bibliotecas GTK+ y Qt para proveer un entorno gráfico. Y por cierto, NanoNote no tiene firmware privado en su sistema.

Sus caracteristicas son:

  • Procesador MIPS a 366 MHz
  • 32 MB en RAM
  • 2 GB de almacenamiento Flash
  • Dimensiones de 10×7.5cm
  • Resolución de pantalla de 320×240 full color LCD
  • Micrófono y altavoz
  • Batería Li-ion de 3.7V (similar a la de los móviles Nokia)
  • Puerto mini-USB
  • Sin interfaz de red, pero tiene soporte para tarjetas SDIO WiFi y adaptadores USB-a-Ethernet
  • NanoNote tiene un precio de 99 dólares.

Para más información pueden visitar el site oficial de Ben NanoNote:

http://sharism.cc/products/ben-nanonote/

Visto en: Bitelia

La GNU/GPL: ¿Una licencia libre?

Un muy interesante análisis sobre licenciamiento y tipos de licencias, como se comportan entre si.

Esta reseña la hizo la gente de Aprendiendo Linux:

http://aprendiendolinux.wordpress.com/2009/03/13/la-gnu-gpl-¿una-licencia-libre¿/

—————————————————————————————————————————————————————–

El otro día estaba leyendo sobre licencias. ¿Cuál sería la mejor para mis programas? Por inercia elegí la GNU/GPL, pero al leerla un poco caí en cuenta que es menos librede lo que pensaba.

La GPL es una licencia copyleft, ¿que es esto?: Una licencia que, segun Wikipedia,

Comprende a un grupo de derechos de autor caracterizados por eliminar las restricciones de distribución o modificación impuestas por el copyright, con la condición de que el trabajo derivado se mantenga con el mismo régimen de derechos de autor que el original.

El problema es que, en esta licencia, si quieres incluír un pedacito de código en tu programa, sí o sí tenés que liberarlo bajo una licencia GPL-compatible. Es decir, si yo quisiera hacer un programa todo-en-uno, que incluya, por ejemplo, código de OpenOffice.org (GPL), Firefox (MPL, pero incompatible con GPL) y algún programa privativo muy chiquitio (pero gratis y de libre distribución) del cual obtive el código, pero no los permisos para liberarlo, no puedo sin liberar el código del programa privativo, cosa que no puedo, ni puedo incluír Firefox, por su incompatibilidad con la GPL.

Además no todo el mundo está de acuerdo con el Software Libre y la GPL, lo que les obliga a “reinventar la rueda” para sus propios programas ante la imposibilidad de usar el código supuestamente libre de otro, o, por sólo una (pequeña, si es grande ya se discute que lo privatice) parte del programa estar obligado a liberarlo entero.

Este blog está bajo una licencia Copyleft, que te obliga a usar la misma licencia que yo (además de darme reconicimiento, que es lo importante)  si querés publicar o editar mi texto en otro lado, pero el texto no tiene código fuente, se puede usar tal cual, por lo que al final la licencia no importa tanto. Además no te obligo a liberar todo tu texto, sólo la porción en la que te basaste en el mío.

Otra licencia posible es la BSD o MIT/X, licencias muy similares entre sí, pero que también tienen un problema. Alguien “malo” puede modificar tu trabajo y privatizarlo, y cómo para ver las modifiaciones necesitas el código fuente, sería como que el trabajo duro lo hagas vos y el crédito se lo lleva el otro.

En un mundo ideal, en el que todo se comparte y se regala (como en Imagine de John Lenon) no necesitaríamos licencias ni propiedades, ni derechos de autor, dado que nadie cerraría el código porque sería visto mal. Pero desgraciadamente eso no pasa, y si liberamos bajo licencias 100% libres tenemos el riesgo de que alguien se aproveche y no te ayude, o tenemos que recurrir a licencias como la GNU/GPL, que no es completamente libre por una simle razón:

El ser humano no es libre

no hay nada que podamos hacer, al menos por ahora.

——————————————————————————————————————————————————————